Editorial Samarcanda
No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7
  • Slider 8

Víctor Hugo Pérez Gallo

Víctor Hugo Pérez  Gallo

Sobre el autor

Víctor Hugo Pérez Gallo (Nuevitas, Camagüey, 1979) es un novelista, sociólogo y ensayista cubano conocido por sus obras mágico-realistas y de ciencia ficción, donde la sociología y la antropología son un constante referente. Sus escritos generalmente se refieren a sociedades distópicas y/o ucrónicas, en las que un Estado totalitario mantiene el poder sobre sus habitantes, poder que se sostiene sobre una represión soft que tienen incorporada sus personajes y que, raramente, exige mecanismos de control por parte de dicho Estado omnipresente. En sus novelas se percibe la influencia de escritores norteamericanos e ingleses, como Neil Gaiman, Tim Powers y Philip K. Dick. Una rareza en la literatura escrita en Cuba sobre estos temas. Sus personajes, en muchos casos, son históricos. Los críticos de novelas consideran sus textos como «una narrativa mestiza híbrida entre Terry Pratchett y los hermanos Arkadi y Boris Strugatsky». Hace uso en ellas de técnicas cinematográficas, de flashback, del racconto y el flashforward. Se le considera como uno de los más talentosos escritores cubanos de la actualidad por el amplio diapasón de temas que toca. Pertenece a la Asociación Aragonesa de Escritores.

Los Endemoniados de Yaguaramas

Un mundo que desconoce la energía nuclear y donde el uso del petróleo es un delito severo castigado por las autoridades religiosas. Un mundo donde los destruidos y fragmentados Estados Unidos de América luchan por mantener con vida a sus habitantes. Un mundo donde el paradigma de belleza universal es el mestizo, y donde los rubios europeos son perseguidos por ser inmigrantes ilegales. Cuba es el destino preferido para emigrar por parte de los empobrecidos europeos y los americanos de los depauperados Estados Unidos de Nueva York, que son los restos de los Estados Unidos del Norte, derrotados por la Confederación del Sur en una segunda guerra donde el apoyo de Cuba fue trascendental. La energía que lo mueve todo es el megavapor, existen severas condenas por escupir en el suelo y la homosexualidad masculina está penalizada con la pena de muerte, aunque el lesbianismo es tolerado. No existen aparatos más pesados que el aire y las artes marciales están prohibidas. Los Endemoniados de Yaguaramas plantea un año 2010 en el que Cuba es el país hegemónico en el mundo, imponiéndose por la fuerza de su ejército y su política, y donde dos partidos luchan por el poder: el Partido Anarquista y el Partido de los Verdes. Es en este universo distópico que se desenvuelve la novela.

Cómpralo en papel