Editorial Samarcanda
No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7
  • Slider 8

Reynaldo Duret Sotomayor

Reynaldo Duret Sotomayor

Sobre el autor

Reynaldo Duret Sotomayor (Santiago de Cuba, 1958). Psiquiatra, escritor y poeta. Miembro de la Unión de escritores y artistas de Cuba y la Agencia del creador literario. Egresado de los Centros Onelio Jorge Cardoso e Hispanoamericano de Cultura. Ha obtenido diversos premios y menciones nacionales y extranjeros, entre ellos: Ediciones Territoriales (2007); Farraluque (2008); Karma sensual (Italia, 2010); Poemas sin rostro (España, 2011); Ernest Hemingway (2012); Abdala (Cuento y ensayo, 2012); Rubén Martínez Villena (2003, 2007, 2008); Luis R. Nogueras (2015); Miguel de Carrión (2015); Gonzalo Rojas Pizarro (Chile, 2016). Tiene publicados los libros Nunca te enamores los días de lluvia. (Ed. Extramuros, 2007); La noche de los miedos (Ed. Santiago, 2011); Doña Rana quiere comprar la luna (Ed. Abril, 2014); Odiarás a tu prójimo (Ed. Extramuros, 2014); Instrucciones para no ser salvado (Ed. Verbo(des)nudo, Chile, 2016); Odiarás a tu prójimo (Edición especial ampliada; Ed. Extramuros, 2016). Cuentos y poemas suyos aparecen en antologías y revistas cubanas y extranjeras.

Relatos perversos

Relatos perversos vierte su cauce narrativo sobre zonas del psiquismo humano donde la locura, contradicciones existenciales y el absurdo se confabulan para lograr su unidad temática, la cual se ciñe a lo cardinal mediante un lenguaje sensual, sarcástico, humorístico y lírico. Desde sus dramas los personajes luchan por inventarse fórmulas de resurrección; sin embargo, les es imposible desembarcar de los enredos, no retornos, traumas y rupturas, sucumbiendo en adustos naufragios de causalidades o casualidades dinámicas e intensas con los que buscan dar respuesta al eterno dilema shakesperiano del SER o NO SER a través del sadomasoquismo que, definitivamente, conduce a la introspección que toda obra literaria exige.

Cómpralo en papel