No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Natalio Grueso

Natalio Grueso

Sobre el autor

Natalio Grueso ha desempeñado cargos de responsabilidad en diversas instituciones de relevancia internacional. Ha sido director del Teatro Español y director de artes escénicas de la ciudad de Madrid. Con su primera novela, La Soledad, ha alcanzado un éxito internacional de crítica y lectores, por lo que ha sido traducida a una docena de idiomas. Es autor también de Woody Allen, el último genio una biografía autorizada basada en numerosas conversaciones con el maestro de Manhattan. También ha publicado las novelas La suerte de los dados y La república de los ladrones, los ensayos Héroes, visionarios y malditos, o Carlos Saura, en busca de la luz, así como una nutrida obra como dramaturgo.

Arno

El joven Arno acaba de ser ordenado sacerdote. Convertido ya en el Padre Arno, viaja a Roma para incorporarse a su nuevo puesto como agente de los servicios secretos vaticanos, los más antiguos y desconocidos del mundo. En las oficinas de la Agencia, entre los aposentos privados de Su Santidad y la Capilla Sixtina, Arno recibe de manos de su jefe, el cínico e inteligentísimo cardenal Rúspoli, el encargo de su primera misión: deberá viajar a la India, y hacerse con un manuscrito recién descubierto y atribuido al apóstol Tomás. Al llegar a su exótico destino se encontrará con un mundo mágico en vías de extinción, a punto de lograr su independencia del imperio británico y al borde de una terrible guerra civil, que marcará el comienzo de una nueva era en la que el equilibrio entre Oriente y Occidente cambiará por completo. Sus pesquisas le llevarán a enfrentarse con un misterio para el que nadie le había prevenido, una espiral de asesinatos, secretos ancestrales y juegos de alta política. ¿Puede alguien matar por unos simples manuscritos o en realidad todo se reduce a una espiral de violencia, dinero y sexo? Arno deberá utilizar todo su talento para salir bien parado de esta misión, salvar su fe... y su propia vida.

Cómpralo en papel