Editorial Samarcanda
No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7
  • Slider 8

Manuel Quintero Pérez

Manuel  Quintero Pérez

Sobre el autor

Manuel Quintero Pérez (Santa Clara, Cuba, 1951) se graduó como ingeniero eléctrico en la Universidad Central de Las Villas y como comunicador social en la Universidad Politécnica Salesiana de Quito, Ecuador. Ha trabajado en organismos internacionales desde 1979 con residencia en México, Ecuador y Suiza. Ha publicado libros y artículos sobre temas de comunicación, entre ellos El Papa en Cuba: la lectura (des)interesada de la prensa (Ediciones CLAI, Quito, 1998) y ¿Tribunas de la verdad?: el telégrafo en la crisis bancaria de 1999 (Editorial Oveja Perdida, Quito, 2005) y es coautor de dos biografías sobre líderes ecuménicos latinoamericanos. Su novela La chica del lunar ganó el premio nacional de novela negra Fantoche 2018. Es aficionado a la fotografía, los viajes y la buena mesa.

Un suizo de Appenzel en La Habana

El cataclismo que borró el socialismo real de la faz del planeta a finales del pasado siglo sumió a la Isla (cubana) en una de las páginas más angustiosas de su historia. Estos relatos, con el aroma de la sátira política, dan vida a personajes de la nueva picaresca: seres férreamente individualistas y escépticos que hurtan, venden sus cuerpos, estafan y abusan de su poder, indiferentes a toda preocupación estética o moral frente a la multitud que sobrevive en la periferia del desencanto y la penuria, en cuyo seno funcionan actitudes de decoro y solidaridad. Por estas páginas circulan trabajadores excedentes, excombatientes desengañados, burócratas indiferentes, fanáticos religiosos, gemelos que traicionan, maestras derrotadas por la vulgaridad, científicos repudiados, jóvenes que desafían las aguas traicioneras del Estrecho, niñas ansiosas de comer manzanas y guajiros chiflados. Todos preguntándose, sesenta años después, si llegará algún día la prosperidad prometida que exigió el sacrificio de tres generaciones. Y, en clave de humor, las peripecias de un suizo de Appenzell que se empeña en descifrar los enigmas del habla habanera.

Cómpralo en papel