Editorial Samarcanda
No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7
  • Slider 8

Ileana Álvarez

Ileana Álvarez

Sobre el autor

Ileana Alvarez (Ciego de Ávila, 1966) es una filóloga, poeta y ensayista cubana, conocida por sus estudios literarios que abordan temas centrales de la historiografía desde puntos de vista muy propios, en los que se aparta con elegancia de la versión oficial o los ecos de la crítica. Junto con sus conocimientos y el manejo de herramientas teóricas, suma a sus ensayos también las virtudes metafóricas que hacen de su poesía una de las más interesantes y estudiadas entre las de su generación, a partir de una gran presencia emotiva, la atracción hacia personalidades afines en que se siente reflejada, y el gusto por la riqueza expresiva del lenguaje y las asociaciones connotativas. En su obra es perceptible la importancia de la subjetividad y, como tal, la influencia de autores como María Zambrano, todo el grupo Orígenes, en especial José Lezama Lima, Eliseo Diego y Fina García Marruz. Por debajo de la sutileza de su escritura, fluye de manera tenaz un diálogo iconoclasta con sus propias circunstancias difíciles, manteniendo el ánimo de provocar al lector, inquietar, remover lo establecido y abrir interrogantes incómodas. Ella incluso, dentro de una sociedad como la cubana, no ha dudado en definirse activamente a favor del feminismo.

Sagradas compañías

Tres grandes poetas cubanos del siglo XX sufrieron el ostracismo, la soledad y la negación de sus valores literarios, durante una época de euforia revolucionaria. Dulce María Loynaz, José Lezama Lima y Virgilio Piñera: cada uno de ellos tuvo que atravesar con su obra y con sus fantasmas ese infierno terrenal, donde aparentemente nunca más encontrarían el reposo ni la salvación de una compresión positiva. La misma literatura, sin embargo, les deparó el calor humano necesario para que sus pasos no se perdieran en el vacío. Este es el asunto que sirve como hilo de Ariadna a los autores de Sagradas compañías, para acercarse a relaciones, a veces ocultas, lealtades, invenciones y amistades fundadas en la historia de la poesía cubana, donde vemos surgir otras extrañas presencias: Juana Borrero, Carlos Pío Urbach, José Martí, Rubén Darío a su paso por la isla... y sobresale la permanencia misteriosa de Julián del Casal a través del tiempo como paradigma de mártir de la poesía, enfrentado al vulgar realismo. En este libro se entretejen, con los mismos hilos de la emoción poética, vidas, memorias, pesadillas y textos de autores que, a pesar de quienes intentaron condenarlos para siempre, ya están en el canon de la literatura cubana y universal.

Cómpralo en papel