No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Una (gran) novela para pensar: Sócrates no vino a España

  border=

No es porque en Editorial Samarcanda nos apasione la Filosofía, o quizás sí, pero lo cierto es que estamos tremendamente orgullosos de anunciar el lanzamiento de una novela que pivota sobre uno de los personajes que mejor ha pensado lo esencial de esta existencia mundana nuestra: Sócrates. El mismo que declamó que sólo sabía que no sabía nada, base necesaria para todo desarrollo intelectual.

Sócrates no vino a España es un libro para pensarlo, una novela filosófica que de forma original e ingeniosa plantea la necesidad de la función social de la cultura en general y en particular de la filosofía en la sociedad española. Ante tan ingente tarea un cómico y moderno Sócrates decide abandonar su particular cátedra en el foro de la cultura, de la filosofía, de la ciencia, y de la vida en general, para un buen día retirarse a vivir una vida tranquila en una autocaravana. Sin embargo, la sabiduría también es una responsabilidad y conlleva la formación de una actitud ante la existencia y de una opinión frente a la corrupción.

Finalmente, ante la evidente falta de valores y de la deriva que llevan las cosas por culpa de la ceguera del poder, Sócrátes decide afrontar su destino por decir la verdad y señalar humildemente lo que pierde a los grandes políticos de su tiempo: el ego.

El autor de esta novela es un tipo tremendamente interesante y responde por el nombre de José Antonio Gamero Romero. Nació en Oliva de la frontera (Badajoz) en 1975. A muy corta edad se mudó a Sevilla, donde reside en la actualidad. Estudió en los Salesianos de Utrera y comenzó a cursar Derecho y encaró unas oposiciones para ser funcionario, aunque pronto las abandonó para realizar su verdadero sueño: convertirse en escritor. Ha trabajado en toda suerte de ocupaciones, viajando por Marruecos, Grecia, Alemania, y Francia. Con el libro que ahora publicamos logró ser finalista en el prestigioso Premio Azorín.