No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Las muñecas de la corona: la novela-denuncia de la periodista venezolana más mediática

  border=

Por Ibéyise Pacheco (Maracaibo, 1961) responde una reportera de pura cepa que logró repercusión internacional con el caso "Los pozos de la muerte". En 1988 alcanzó el Premio Nacional de Periodismo mención investigación con las denuncias de una policía paralela involucrada en extorsión y narcotráfico. Bajo los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, Pacheco resistió 21 procesos judiciales con la orden de ser privada de libertad por ejercer el periodismo en diarios y emisoras de radio y televisión. Ahora, desde el exilio, la periodista trasciende hacia la novela con Las Muñecas de la Corona.

La trama de este excepcional manuscrito va como sigue: la detención en Miami de Tim Black, un estilista que trabaja con hermosas y sofisticadas mujeres al servicio de una red de corrupción, activa a las agencias federales de Estados Unidos para investigar decenas de crímenes cometidos por la élite política militar y civil en Venezuela. Un concurso de belleza devenido en una masiva trata de blancas, opera bajo el aplauso de una sociedad esnobista que asume con orgullo que sus representantes sean convertidas en muñecas y que resulten triunfadoras en eventos internacionales, mientras el narcotráfico, la compra de armas, el terrorismo y la corrupción, son escenario cotidiano para quienes controlan las instituciones y actúan con impunidad. Pero la vida se les complica cuando Tim se convierte en el hilo conductor entre las perversiones de los jerarcas de la dictadura y los sabuesos que se han propuesto ponerle mano a los jefes de las mafias cuyas acciones se extienden más allá de las fronteras del país caribeño y son consideradas como un problema geopolítico mundial.

Qué hay de ficción y de realidad tras la trama que Ibéyise nos presenta es una cuestión que queda a criterio del lector. Atreverse a leerlo es su decisión. Nosotros estamos convencidos de que no se arrepentirá.