No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

He aquí una novela ejemplar: La casa de las orquídeas

  border=

Editorial Samarcanda tiene el inmenso placer de presentar una obra para presumir de ella. Bajo el sugerente título de La casa de las orquídeas, se trata de una novela que llega para meter el bisturí literario en un país tan sugerente como es Venezuela. Su autora es venezolana y es toda una referencia en el mundo del periodismo español, hasta el punto de que actualmente ejerce como decana de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Sevilla. Su nombre es María del Mar Ramírez Alvarado (Caracas, 1967).

Echemos un vistazo, si les parece a la sinopsis de la obra: la novela entreteje las vidas de sus protagonistas con acontecimientos relevantes de la historia de Venezuela a lo largo del siglo XX. En sus páginas quedan retratadas la transición de la dictadura a finales de los cincuenta a los primeros gobiernos de la democracia, la nacionalización del petróleo, las primeras telenovelas, el terremoto de 1967 y la ambientación histórica en sitios emblemáticos de la ciudad de Caracas y su entorno.

Se trata de una novela coral que ofrece una mirada ingenua proveniente sobre todo del tratamiento de personajes infantiles de la familia Lanz Michelena: Jorge, Elena, Enrique, Nicolás y María Lucía. Todos ellos van creciendo en la Casa de las Orquídeas acompañados por Lola, Dolores García Aguilar, andaluza con una triste historia a sus espaldas.

Estos niños, sus padres y sus familias van evolucionando por diversos caminos en una novela que aporta también, como hilo conductor, la descripción de tradiciones culturales venezolanas vinculadas a la cocina y alimentos, los usos y costumbres, la cultura, la música, la educación de los niños, la vida en la ciudad o el trabajo.

María del Mar nos regala un libro de los que imprimen una huella indeleble en la memoria del lector. Perfectamente diseñado y rematado, la Vida (con mayúsculas) y el alma del ser humano son los auténticos protagonistas de una historia fascinante.