No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Desenvaina tu gladius ante la llegada de La conspiración de los vanidosos

  border=

La Pax Romana se tejió a base de numerosas intrahistorias que forjaron la identidad del Imperio. El historiador sevillano Jesús Andrades, posiblemente el mayor experto conocedor de los tentáculos de la Ciudad Eterna en su época de mayor prestancia, vuelve a la carga con una sólida, redonda y sensacional novela histórica. Bajo el sugerente título de La conspiración de los vanidosos, nos llega la segunda parte de la exitosa Gladius et Peplum, una lectura idónea para los amantes de las emociones fuertes.

Nos situamos en el año 53 d. C. Un navío cruza el mar Mediterráneo. Sexto Valerio, ahora Prefecto de la considerada mejor cohorte auxiliar del Imperio Romano, se dirige hacia la antigua tierra de los faraones y propiedad privada del César para llevar a cabo una misión administrativa: escoltar a dos senadores. Un tumulto en Alejandría amenaza la vida de los senadores y, por tanto, la de los hombres encargados de custodiarlos. Valerio será enviado de investigar quiénes han sido los instigadores del levantamiento, localizarlos y acabar con ellos rápidamente. Pero eso sólo será la punta del iceberg. Se verán envuelto en una elaborada conjura que podría cambiar el curso de la Historia.

Combinando valentía y sagacidad, la unidad de Valerio intentará sobrellevar el trance lo mejor posible. Su camino estará plagado de dificultades, no sólo por sus pocos medios, sino también por la tensión social de Alejandría, una climatología adversa y poderosos enemigos a quienes derrotar.

Sexto Valerio recibirá peculiares favores y contará con la audacia de un benefactor. Se encontrará en complejas situaciones, paisajes diversos y gentes distintas, en este accidentado viaje desde Egipto, pasando por Creta hasta llegar a Roma, donde la traición impera en todas partes.

No lo piense más. Pase adelante, desenvaine su espada y su intelecto y sea bienvenido a esta vanidosa conspiración. Le podemos asegurar que no se arrepentirá.