No hay leyes para escribir

Carmen Jack

Carmen Jack

Sobre el autor

Carmen Jack nació el 31 de julio de 1990, en el pueblo de Villa Dolores, Córdoba, en la República Argentina y comenzó a escribir con trece años de edad. Curiosamente, debieron transcurrir cinco más para que leyera un libro por voluntad propia, por lo que la literatura conforma su medio para construir realidades alternativas, en tanto que es amante de la ficción. Se declara presa de la compulsión de escribir demasiado y contaba con veintitrés años cuando finalizó el primer tomo de su larga novela “Los Benditos”. Luchó durante casi tres años para lograr que su trabajo fuese publicado, habiendo enviado numerosos mensajes a editoriales y agencias literarias de distintos puntos geográficos hasta encontrar una oportunidad en Samarcanda. Al haber crecido bajo la influencia del psicoanálisis, sus escritos inevitablemente desembocan en cuestiones referidas a la identidad y plantean conflictos que sólo pueden resolverse mediante la introspección, la aceptación de uno mismo y la concordia con los propios demonios.

Los benditos

Los benditos son las únicas personas que poseen cabello blanco y ojos castaños. Cada cierto tiempo, unos pocos de ellos deben convertirse en gobernantes para garantizar la continuidad de la vida. No obstante, su enorme poder y la incógnita de su origen han provocado siempre el odio de la sociedad. Dante Halster es el Príncipe del dominio Séicer, está a punto de heredar el trono de su padre y recibe sorpresivamente la noticia de que un bendito tomará su lugar. Conducido por la ira y la demencia moral, él hará todo lo necesario para ser Rey, ayudado por la miseria de las masas. En paralelo, Dylan Wittenberg, un bendito atormentado, huye de sus demonios y trata de sobrevivir apoyándose en su familia, pero comenzará a constatar que el enemigo siempre reside en el interior de uno... Dos hombres sufren por sus identidades, por el miedo y por el odio. Sus destinos harán colisión y sólo se salvará aquel que logre hermanarse consigo mismo a tiempo.

Cómpralo en papel