No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Manuel Arduino Pavón

Manuel Arduino Pavón

Sobre el autor

Manuel Arduino Pavón nació en Montevideo en 1955. Actualmente reside en Buenos Aires. Estudió Literatura en la Universidad de la República de su país. Desde 1979 ha publicado cerca de cien obras en Uruguay, la Argentina, Chile, España, México, Costa Rica, Guatemala, Puerto Rico, Holanda, Canadá y los EE.UU. Con excepción de la Dramaturgia, lo intenta todo: ensayo esotérico, aforística, narrativa, autoayuda, obras misceláneas y poesía. Su principal cualidad es la versatilidad, que le permite deambular por territorios tan antagónicos y sentirse a sus anchas en todos ellos.

La necesidad de una mente abierta

Corrientemente pensamos en términos de lo conocido, de lo masivamente aceptado, de lo mecánico, de todo cuanto no suponga un riesgo y una aventura superior, reduciendo inmensamente la calidad de nuestra capacidad de ideación. A propósito de los beneficios que reporta ampliar la perspectiva mental, abrir la mente, conectarla con la fuente interna de luz e inteligencia, es que se ha elaborado este breve ensayo, con el objetivo adicional de poner de manifiesto los invalorables cambios cualitativos que advienen como consecuencia de una expansión semejante de la conciencia. El estudio enumera los beneficios que apareja el desarrollar una adecuada apertura mental para asumir los desafíos de la vida. Particularmente propone el valor de carácter científico que semejante nueva mentalidad entraña en el campo de la investigación y de la indagación. Sólo una mente que ha roto las amarras de los condicionamientos, de los prejuicios, de las ideas fijas y supersticiones, de las memorias inútiles del pasado, puede adquirir en forma consistente y perdurable una saludable objetividad y claridad, sin las cuales el acto de contemplar y discernir la vida y los elementos de la naturaleza resulta una mezcla de especulación autocomplaciente y de solemne y aparatosa fantasía.

Cómpralo en papel