No hay leyes para escribir

Sir Helder Amos

Sir Helder Amos

Sobre el autor

Sir Helder Amos es un escritor y artista contemporáneo que comenzó su carrera en la escritura en el año 2011 con el proyecto 365 Microcuentos, el cual consistía en escribir un microrrelato por cada día del año. Tras cumplir la meta, al haber encontrado su pasión y amor en las letras, decidió darle continuidad y ha alcanzado más de mil microcuentos publicados. Gracias a 365 Microcuentos, Sir Helder Amos ha logrado ser publicado en libros de texto para el aprendizaje del idioma español y en revistas culturales en Brasil, Chile, España y México. De igual manera, varios de sus microrrelatos han sido traducidos a los idiomas inglés, francés y portugués. Este "microcuentista" ha trabajado en varios proyectos de arte visual para representar el camino de la iluminación y la transformación del ser, utilizando recursos visuales y simbolismos relacionados con el control mental y el nuevo orden mundial. Para saber más sobre el autor, puedes visitar su páginas web: www.helderamos.com y la página de su proyecto de escritura www.365microcuentos.com, donde podrás encontrar contenido nuevo cada semana.

¿Dónde estaba Mario?

Mario era un veinteañero citadino como cualquier otro, con amigos, un trabajo estable y un pequeño apartamento en el corazón de la ciudad, así que podría decirse que lo tenía todo. Sin embargo, no se sentía cómodo con la realidad y monotonía de su vida, por lo que su más grande sueño era vivir una aventura fantástica en un lugar maravilloso, como sucedía en los libros de ficción que tanto leía y amaba. Una noche, tras recibir una misteriosa carta, el sueño de Mario se hizo realidad y desapareció, sin dejar rastro, de la faz de la tierra. Pero después de un mes, al haber cometido una estupidez por la chica de la que se había enamorado, Mario regresó a su vida cotidiana, sin poder revelar dónde y qué estuvo haciendo durante ese tiempo. Sin tener más opción que mentir, Mario inventa unas series de excusas absurdas a sus amigos y compañeros de trabajo para poder mantener su secreto. Le gustaría gritar a los cuatro vientos dónde anduvo durante esas cinco semanas y qué estuvo haciendo, porque en aquel maravilloso lugar sus sueños de vivir una aventura fantástica se habían hecho realidad y hasta había conocido al amor de su vida. Y tú... ¿Podrás descubrir dónde estaba Mario?

Cómpralo en papel