No hay leyes para escribir

V VA A

V VA A

Sobre el autor

Joaquín Adorna, Manuel Aguilar, Juan Manuel Ávila, Juan Bustos, Quico Canterla, Nacho Delgado, Alejandro Delmás, David Durán, Isaac Escalera, José Antonio Espina, Antonio Félix, Jesús Gómez, Víctor Fernández, Alberto Fernández, Tomás Furest, José Manuel García, Mateo González, Rocío Guevara, Lucas Haurie, Luis Alberto Lastra, Jorge Liaño, Manolo Martín, Ismael Medina, Javier Mérida, Manuel Nieto, Andrés Ocaña, José Manuel Oliva, Florencio Ordóñez, Paco Pepe Ortega, Luis Carlos Peris, Rafael Pineda, Daniel Pinilla, Rafa Posadas, Fede Quintero, Álvaro Ramírez, Alonso Rivero, Paco Cepeda, Ramón Román, José Antonio Sánchez Araújo, Guillermo Sánchez, Francisco Javier Santos, Jesús Sevillano, Samuel Silva, Mercedes Torrecillas, Silvia Verde y Antonio Viola. Lo típico: no están todos los que son, pero son (y mucho) todos los que están.

Historias de la Canallesca Futbolera

Pocas aficiones, puede que ninguna, levantan más pasión y taquicardias que el fútbol. Ítem más si hablamos de Sevilla, la ciudad dual por excelencia donde el verde y el rojo son religión. Los hinchas al balompié, que son legión en la capital de Andalucía, suelen tender a identificar al periodista que no les resulta simpático o con el que no están de acuerdo con un vendido del equipo contrario que trabaja únicamente a base de bilis. Los medios deportivos se han convertido en el blanco perfecto para la crítica y el desahogo. Qué le vamos a hacer. Llega ahora el momento de que hable la Canallesca. ¿Desea saber las intrahistorias del fútbol sevillano, ésas que nadie se había atrevido antes a contar?, ¿los códigos internos?, ¿los grupos de presión? En este libro no queda títere con cabeza ni asunto por tocar. Si quiere conocer cómo funciona una profesión principalmente mileurista y vilipendiada, la de periodista deportivo explicada por sus propios protagonistas, pase adelante. Es bienvenido. Y no se preocupe si teme que con su desembolso por este ejemplar está haciendo (aún más) rica a la prensa. Los beneficios serán destinados a la obra social de las Hermanas de la Cruz. Porque así es la Canallesca.

Cómpralo en papel