No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Abel Posse

Abel Posse

Sobre el autor

ABEL POSSE nació en Córdoba (Argentina). Creció y se educó en Buenos Aires. Diplomático de carrera y Embajador, vivió años en Moscú, Venecia, París, Jerusalén, Praga, Lima, Copenhague y Madrid. Sus libros más destacados son Los perros del paraíso, que obtuvo en 1987 el Premio Internacional «Rómulo Gallegos», la mayor distinción literaria de América Latina; El largo atardecer del caminante, distinguido en 1992 con el Primer Premio de Novela organizado por la Comisión Española del V Centenario que, juntos con Daimón integran por ahora una trilogía dedicada a la Conquista. Estas obras están consideradas uno de los logros mayores de la «nueva novelística histórica en lengua española» por críticos como Seymour Menton, Sainz de Medrano, Guiseppe Bellini, Michael Rössner y Roland Spiller. Sus obras han sido traducidas a diecisiete idiomas. Abel Posse rechaza las interpretaciones políticas y éticas convencionales forjadas desde nuestra actualidad, cinco siglos después. Describe con libertad de fenomenólogo el misterio del encuentro o choque que constituye el hecho más importante de Occidente. Tragedia pero también germinación de un nuevo ciclo de la condición humana surgida más allá de toda noción del bien o del mal, que se pueda tener a mano.

El inquietante día de la vida

Nos situamos a finales del siglo XIX, un tiempo en el que en el Viejo Mundo comenzaba a musitar aquello de que "eres más rico que un argentino", por la euforia creadora y la efervescencia que se vivía en el principal país del Cono Sur y la grandeza que se le suponía a corto plazo. Felipe, un barón del azúcar, se despierta aterrado en un vómito de sangre y se ve obligado a dejar atrás su plácida existencia en un edén subtropical en busca de una cura que es más un milagro que otra cosa. Su mujer, sus ocho hijos, sus lustrosos caballos y su estupenda amante quedan en el pasado y se embarca en una aventura extraña, inclasificable, empujado por el ansia de recuperar su salud. Abel Posse despliega su magia narrativa en esta obra inmortal donde se dan cita constantes en su obra, como la convicción vitalista ante el absurdo de la existencia terrenal humana y la sublimación del amor como la quintaesencia de la salvación, si la hubiere. Y el arte como horizonte sanador. Las cuestiones fundamentales saltan de página en página como si de un relato experiencial del mundo se tratase. Como su propio autor señala, es posible detectar retazos de retratos inéditos de Roca, del exquisito Alberdi, de Groussac, del intratable Sarmiento, del Iturri del París gay De la mano de Felipe, ponemos rumbo a una Buenos Aires en periodo de gestación de la gran urbe cosmopolita que luego será para dar luego el salto, vía transatlántica, a París. Entonces surge la duda: ¿los hospitales de prestigio o el esoterismo espiritista e intrigante de Madame Blavatski y la compañía de un poeta casi desconocido (un tal Rimbaud), que promete arrastrarlo a los desiertos de Egipto. Sólo podemos avanzar que la respuesta a este enigma será gratificante.

Cómpralo en papel