No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Carlos Yuste (PS)

Carlos Yuste (PS)

Sobre el autor

Carlos Yuste (Madrid, 1970) es un creativo publicitario de profesión que compagina su actividad profesional con diferentes incursiones en la literatura y el arte. La influencia de su profesión está muy presente en todos sus libros y creaciones. Sus obras siempre deambulan en el territorio del absurdo, y aún buscando la diferenciación, la originalidad y la ruptura, responden a la idea de trasladar un concepto. Al igual que un anuncio dentro del bloque publicitario, sus trabajos tratan de no pasar inadvertidos, de contar historias y que lo hagan de la manera más divertida, interesante y sorprendente posible. A nivel literario ha publicado tres obras, entre ellas, “Si el Hombre llegó a la luna”, el primer libro del mundo escrito en papeletas electorales, y “Si fuera un millonario excéntrico”, también el primero del mundo escrito en cartones de bingo. A nivel artístico cuenta con más de una decena de exposiciones y su trabajo ha despertado el interés de revistas como Yorokobu y Neo2.

En tu puta vida

En tu puta vida también se podía haber titulado “¿Y por qué no?”, pero este título resultaría engañosamente amable respecto del contenido de sus páginas, aunque, y aquí está la audacia del libro, resultaría igualmente válido. Y es que la destreza de este trabajo reside en mezclar en el alma del lector, y de manera indisoluble, sentimientos antagónicos a la vez. Hacerle probar un batido de desencanto y desánimo, con ilusión y esperanza. Pero no se trata de un balancín que se queda estable y nivelado entre optimismo y pesimismo en el interior del lector, sino más bien de uno que sube y baja mil veces frenéticamente con cada página. Se trata de un extraño y a la vez cotidiano surrealismo realista, historias contadas en género digito-epistolar, que por un lado el lector sabe que no le van a pasar y, por otro, también es consciente de la ausencia de motivos para que no le sucedan. En tu puta vida… o “¿Y por qué no?”

Cómpralo en papel