No hay leyes para escribir

José María Díaz Trujillo

José María Díaz Trujillo

Sobre el autor

José María Díaz Trujillo nació en Sevilla en 1973. Diplomado en Magisterio y licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad de Sevilla, obtuvo el Premio Extraordinario al Mejor Expediente académico del Ayuntamiento de Sevilla y el Premio Extraordinario como número uno de su promoción de la Real Maestranza de Caballería. Actualmente es director en el C.E.I.P. Andalucía, en Guillena (Sevilla), puesto que ocupa desde hace varios años y que compagina con su labor como docente. Enamorado y entusiasta de la literatura, con el alumbramiento de La Princesa Desnuda ve cumplido su sueño de publicar su primera novela romántica y así ahondar en los entresijos de la condición humana a través de sus personajes.

La princesa desnuda

Una historia de amor llena de romanticismo, sirve como hilo conductor, para desnudar los sentimientos, debilidades y miserias, de la condición humana, en su afán por llegar a su meta más deseada...ser felices. Marco siente que sobra en este mundo, está convencido que su estancia aquí es un error, y que nunca debió existir. A lo largo de su vida, la búsqueda de la felicidad ha sido una constante, una lucha por encontrarla, que jamás ha cesado en su interior. Maniático, obsesivo, y estricto consigo mismo, vive encerrado en una cárcel, que él mismo se ha construido, cuyos barrotes son sus propias normas autoimpuestas, que sólo le llevan a la tristeza y a la melancolía. Necesita romper con su vida, tomarse un tiempo para él, desconectando de todo lo que le rodea, y de los fantasmas de su pasado, para iniciar una nueva etapa, ahora que media la treintena. Sigue buscando la mujer ideal, la mujer perfecta, una princesa con la que siempre soñó, y que nunca perdió la esperanza de encontrar. Para iniciar su nueva andadura, se refugia en Valdelamadera, un pequeño pueblo de sierra, en el que la aparición de Azté, provoca un cambio radical en su vida. El camino hacia su anhelada felicidad parece existir, al igual que su princesa preciosa y perfecta....

Cómpralo en papel