No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Mauricio Ochoa Morales

Mauricio Ochoa Morales

Sobre el autor

Mauricio Ochoa nació en la Ciudad de México el 5 de noviembre de 1971, es Ingeniero Industrial y Licenciado en Lengua y Literaturas Modernas (Letras Inglesas) por la UNAM. Aunque ejerció solo la primera profesión durante mucho tiempo, con el paso de los años descubrió que las letras no solo le seducían con la lectura, sino que también le inspiraban a escribir. Así, ha compuesto varias historias cortas y crónicas literarias; Paradise Lost: la otredad de Dios en la figura trágica de Satanás es su primer libro. Se desarrolla laboralmente entre ámbitos empresariales y culturales como ingeniero, redactor y traductor, con lo que la alteridad no solo se manifiesta en su obra sino también en su vida cotidiana. En la actualidad se encuentra escribiendo su primera novela de ficción a la par de proyectos de coaching y consultoría.

Paradise Lost: la otredad de Dios en la figura trágica de Satanás

John Milton es considerado el escritor más significativo del Reino Unido después de William Shakespeare. Su obra más conocida, inspirada en «la caída del hombre» según el Libro del Génesis del Viejo Testamento, es Paraíso Perdido (Paradise Lost). En este poema épico publicado por primera vez en 1668, el personaje de Satanás destaca como el «otro» de Dios al rebelarse y ser expulsado del Cielo, y así concebir a sus dos hijas, Pecado y Muerte, quienes acecharán a los seres humanos como castigo divino a causa de la desobediencia de Adán y Eva. Paradise Lost: la otredad de Dios en la figura trágica de Satanás brinda una perspectiva de la alteridad presente en esta obra no solo a través de los diferentes escenarios y personajes, sino también del sistema predominante —religioso y político― en la Inglaterra del siglo XVII. Si bien el concepto de otredad pertenece al siglo XX, su utilización resulta relevante para el análisis de Paradise Lost puesto que esta condición de «ser otro», estas interminables dualidades que subsisten en la sociedad occidental de nuestros días, se permean en todo el poema: Cielo-Infierno, ángeles-diablos, terrenal-divino, masculino-femenino y, por supuesto, bien y mal.

Cómpralo en papel