No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Mar del Olmo

Mar del Olmo

Sobre el autor

Mar del Olmo nace en 1968 en Valdepeñas, Ciudad Real. Vive en Valladolid hasta 1989, donde comienza la carrera de Filología Inglesa, estudios que no finaliza al trasladarse a Madrid con su familia. Allí se licencia en Traducción e Interpretación de Inglés y Francés con la vista puesta en traducir obras literarias. Sin embargo, encuentra su primer trabajo en una multinacional donde permanecerá diez años en el departamento de publicidad y más tarde, otros quince en otra compañía del mismo sector. En 2019 se apunta voluntariamente al ERE de su empresa para dedicarse a su verdadera vocación: escribir. Utiliza un seudónimo en honor a un buen amigo que la bautizó como Mar del Olmo, porque «del Guindo», le parecía demasiada broma. Esta es su primera novela publicada, pero confiesa tener una segunda parte en el cajón además de estar componiendo otras dos de temáticas diferentes.

45 días por año

Ana tiene cuarenta y tantos años, dos hijos adolescentes, un marido silencioso, un jefe gay que la utiliza como chica para todo y un perro que es el único que se alegra de verla cuando entra en casa. Ana tiene un imán especial para las situaciones grotescas. Trabaja en el suplemento de belleza de un diario nacional y le gusta su trabajo. Pero, últimamente, siente que todo le viene grande, salvo su ropa, que se empeña en encoger con respecto a su voluptuoso cuerpo, fruto del estrés y la menopausia. La entrada en escena de una jovencita ambiciosa hará que su estabilidad laboral se tambalee. El efecto mariposa se encargará del resto. Crisis en su matrimonio, con sus hijos y finalmente, la hecatombe: un ERE. ¿Qué hacer cuando no eres feliz en ningún sitio? ¿Es la huida lo más valiente que puedes plantearte cuando te han pisado todo menos el bolso? Hilarante comedia basada en la vida real de muchas mujeres que no han tenido tiempo ni de padecer la temida crisis de los 40.

Cómpralo en papel