No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Joaquín Arbide

Joaquín Arbide

Sobre el autor

Joaquín Arbide nace en 1941 en la provincia de Badajoz. Su niñez, infancia y juventud transcurren en Tetuán (Marruecos). En 1957 llega a Sevilla donde cursa “Preu” en el Instituto San Isidoro y después Filosofía y Letras en la Universidad Hispalense. A lo largo de su vida trabaja en distintos medios de comunicación: radio, prensa, televisión, teatro, cine y publicaciones digitales. Radio en La Voz del Guadalquivir, Radio 80, Radio Andalucía, Radio Lebrija y Onda Sevilla Radio. Prensa en Pueblo, Diario Sevilla, Diario Sur Oeste, Informaciones de Andalucía, Tierras del Sur y Torneo. Televisión para Canal Sur y en Giralda tv” Dirige el Teatro Universitario de Sevilla y la compañía Tabanque, con la que consigue un Premio Nacional de Teatro. Realiza cine independiente y alternativo, obteniendo premios en certámenes nacionales a guion, adaptación musical, interpretación y dirección. Desde el año 2000 se dedica a la literatura, habiendo publicado un total de veinticuatro títulos, entre los que cabe destacar: Sevilla en los 60, La leyenda de Joaquín Romero Murube, Sevilla en los bares, Sevilla en la retina, Divagando por el Museo de Sevilla y Plaza del Duque.

Sevilla, siempre un bar

Este libro no es una guía gastronómica sobre bares. Sin embargo, es un libro que habla de esas personas que hacen los bares, dueños, camareros, cocineros y de aquellos otros personajes famosos y anónimos que los pueblan, les dan vida, se refugian en ellos, hacen tertulias, amistades, negocios, discuten de fútbol, política, toros, flamenco, cofradías, en fin, los viven. Modos, modas, costumbres y tradiciones. Bares históricos y cambios. Es un libro curioso y ameno sobre nuestra Sevilla de siempre, aunque nos la quieran cambiar. Es un libro que pretende moverse, aunque poquito y con mucha humildad, entre el estudio sociológico y el antropológico, apoyándose en todo momento en un pilar inamovible de nuestra idiosincrasia: el sentido del humor.

Cómpralo en papel