No hay leyes para escribir
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3
  • Slider 4
  • Slider 5
  • Slider 6
  • Slider 7

Abel Posse

Abel Posse

Sobre el autor

ABEL POSSE nació en Córdoba (Argentina). Creció y se educó en Buenos Aires. Diplomático de carrera y Embajador, vivió años en Moscú, Venecia, París, Jerusalén, Praga, Lima, Copenhague y Madrid. Sus libros más destacados son Los perros del paraíso, que obtuvo en 1987 el Premio Internacional «Rómulo Gallegos», la mayor distinción literaria de América Latina; El largo atardecer del caminante, distinguido en 1992 con el Primer Premio de Novela organizado por la Comisión Española del V Centenario que, juntos con Daimón integran por ahora una trilogía dedicada a la Conquista. Estas obras están consideradas uno de los logros mayores de la «nueva novelística histórica en lengua española» por críticos como Seymour Menton, Sainz de Medrano, Guiseppe Bellini, Michael Rössner y Roland Spiller. Sus escritos han sido traducidos a diecisiete idiomas. Abel Posse rechaza las interpretaciones políticas y éticas convencionales forjadas desde nuestra actualidad, cinco siglos después. Describe con libertad de fenomenólogo el misterio del encuentro o choque que constituye el hecho más importante de Occidente. Tragedia pero también germinación de un nuevo ciclo de la condición humana surgida más allá de toda noción del bien o del mal, que se pueda tener a mano.

En letra grande

Estamos ante una obra que encierra entre sus páginas un viaje de medio siglo por el mundo de los libros y sus autores. Encuentros, reflexiones, momentos que Abel Posse compartió con ellos y ahora transmite a los lectores. El perfil de Borges en una góndola veneciana. Jünger tomando una copa de mosela en París mientras evoca el "nazismo esotérico". Nalé Roxlo y Roberto Arlt en un tranvía de Buenos Aires. Diálogo con Neruda junto al Sena en una noche de verano. Nabokov en el Gritti. Lugones en viaje hacia El Tigre con un frasco de cianuro en el bolsillo. Cioran resistiendo "la tentación de existir y de caer en el tiempo". Con Heidegger en Friburgo y en su refugio de Todtnauberg. Cortázar y Sarduy en un restaurante chino de Saint-Germain. Según el autor, este libro es "un alegato y un reclamo por la letra grande en tiempos de caligrafía chica". Una lectura reveladora.

Cómpralo en papel